¡Llamános 03564-423228! | convenios@clinicacarra.com.ar

Novedades


HIV: mitos y verdades sobre el virus

Los avances científicos y el mayor conocimiento son clave en la lucha contra la patología.

Conocer es la mejor manera de afrontar cualquier situación y, en el caso de enfermedades como el HIV , más aún, por tratarse de patologías ligadas a grandes prejuicios sociales.

 

MITOS:

1 - No se puede compartir un vaso o un mate: Es falso, el virus no se transmite por saliva, incluso si la persona que no tiene HIV posee alguna caries o le sangró la boca por el cepillado de los dientes, por ejemplo.

2 - Con una sola situación de riesgo me contagio HIV: No es lo más habitual. Para que esto suceda, se requiere una carga viral alta en la persona infectada, que tenga lastimadoras y que el sistema inmunológico de la persona no infectada sea susceptible o no pueda frenar el virus.

3 - Usar doble preservativo es mejor: Falso, no te protege más, todo lo contrario.La fricción de un preservativo con el otro genera más posibilidades de que ambos se rompan.

4 - El preservativo es la única forma de evitar contraer HIV: No es la única. Hay nuevas modalidades de profilaxis tanto pre, como post relaciones sexuales o situaciones de riesgo. En caso de la rotura de un preservativo, está la posibilidad de la profilaxis post exposición que es a través de la ingesta de un cóctel de pastillas a lo largo de 30 días. Esa es la que utilizan los profesionales de la salud si, por ejemplo, se pinchan con una aguja o se lastiman haciendo su trabajo.

En tanto, la Profilaxis preexposición (PrEP) también es a través de una pastilla que se llama Truvada y combina las drogas Tenofovir y Emtricitabina. Se la recomiendan a personas con un riesgo de exposición alto ya que permite reducir el riesgo de transmisión en un 90 por ciento o más. No es muy costoso, se puede comprar en farmacias. Aún se está discutiendo si se entregará de forma gratuita en centros de salud como sucede con los preservativos en todo el país.

5 - No podés tener hijos si tenés HIV: Eso es falso ya que una persona con HIV sí puede tener hijos y de manera natural si está bien controlado el virus.

6 - Existe una cura pero que no se quiere entregar por un tema de patentes: En la actualidad el que más invierte y financia investigaciones en la búsqueda de una cura es el Instituto Nacional de la Salud de los EE.UU. que destina entre 150 y 200 millones de dólares por año. De hecho hubo varios avances en entender en qué células está dormido el virus y cuáles serían las formas de llegar hasta ellas y matarlas. La mayoría de estas investigaciones se hacen en universidades, no en empresas. Entonces, si alguien ya hubiera descubierto una cura sería lo mejor que le podría pasar a esa universidad y se difundiría. Es poco factible que se tenga guardada la cura.

7 - Si estás usando anticonceptivos no podés contraer HIV: Es mentira porque no tiene relación con el tema reproductivo, la transmisión del virus.

 

VERDADES:

1 - Crecieron los casos en jóvenes y en mayores de 50: En las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación aparece que los chicos de 16 a 29 años es el grupo etario donde más creció la epidemia, mientras que en el resto de los grupos bajó, salvo en los mayores de 50.

Los dos extremos aumentaron respecto a años anteriores. "En parte, esto se debe a que no vivieron la etapa del miedo y la explosión del virus en los 80 y 90. Además, la aparición de aplicaciones de celulares para conocer personas para tener relaciones sexuales ocasionales, sumado al consumo de drogas en determinadas fiestas o boliches, llevan a que no se cuiden correctamente".

2 - Si no se detecta en sangre, no se transmite: "Cada vez hay más estudios que avalan esto. Incluso, los médicos de a poco estamos comenzando a decirle a los pacientes que si tienen una pareja estable, el virus está controlado y en los análisis aparece indetectable, pueden tener mayores libertades como el sexo oral sin preservativos y sin riesgo de infectar a la otra persona".

"Hoy por hoy, lo único que no se puede hacer es amamantar o donar órganos. Sin embargo, en algunas partes del mundo se están haciendo programas de donación de órganos de personas con HIV a otras personas con el virus.